='' HECHIZOS, ORACIONES Y MAGIA: septiembre 2012
.


.


.


 
 
AVE VERUM CORPUS


Ave verum corpus, natum
De Maria Virgine,
Vere passum, immolatum
In cruce pro homine,
Cuius latus perforatum
Unda fluxit et sanguine,
Esto nobis praegustatum
In mortis exanime.
O Iesu dulcis, o Iesu pie, o Iesu, Fili Mariae.

 

SALVE, VERDADERO CUERPO

 
Salve, Verdadero Cuerpo
nacido de la Virgen María,
verdaderamente atormentado, sacrificado
en la cruz por la humanidad,
de cuyo costado perforado
fluyó agua y sangre;
Sé para nosotros un anticipo
en el trance de la muerte.
¡Oh, Jesús dulce, oh, Jesús piadoso,
oh, Jesús, hijo de María!
 
 
 


 
 
 
Jesucristo, Señor y Salvador Nuestro,
que dijiste a tus apóstoles:

"Todo lo que en mi nombre pidáis, lo haré",

Invocamos tu clemencia,
y por tu santo nombre de Jesús
y por tu preciosa sangre
que por nosotros derramaste en tu pasión
y por las lagrimas que derramó
tu Santa e Inmaculada Madre, yo te pido,
con la poderosa intercesión de San Pascual Bailón,
que me ayudes a encontrar la vivienda que deseo,
e igualmente te suplico
para todos aquellos que están sin techo
o que tienen problemas con la vivienda.

San Pascual Bailón,
modelo de humildad y cristianismo,
confío plenamente en tu valiosa mediación
ante Dios y la Santísima Virgen
para que mi pedido sea concedido.

Que así sea.

(También en esta oración San Pascual intercede ante Dios por objetos perdidos, para hallar vivienda o venderla y para construcciones que no se pueden terminar.)

Si Dios por Medio de San Pascual Bailón concede la gracia se deberá bailar en honor al Santo.
 
 
 
 


 
 
 
Padre Celestial,
yo ahora por la fe,
pido la Protección de tu Armadura,
para que pueda permanecer firme
contra Satanás y todas sus huestes,
y en el Nombre de Jesús vencerlas.

Yo acato tu verdad contra las mentiras
y los errores del Enemigo astuto.

Yo tomo tu justicia para vencer los malos pensamientos
y las acusaciones de Satanás.

Yo tomo el equipo del Evangelio de la Paz,
y dejo la seguridad y las comodidades de la vida,
para combatir al Enemigo.

Y por encima de todo, tomo tu fe,
para cerrar el camino de mi alma
a las dudas e incredulidades.

Yo tomo tu Salvación y confío en Ti,
para que protejas mi cuerpo y mi alma
contra los ataques de Satanás.

Yo tomo tu Palabra y Oro,
para que el Espíritu Santo me capacite,
para usarla eficazmente contra el Enemigo,
para cortar toda esclavitud,
y para liberar a todo cautivo de Satanás,
en el Poderoso y conquistador Nombre de Jesucristo,
mi Señor.

Yo me visto con esta Armadura,
viviendo y Orando en completa dependencia de Ti,
bendito Espíritu Santo.

Amén.
 
 
 





Los gnomos juegan un papel muy importante en todas las invocaciones. Son los espíritus que nos sirven para trasmitir nuestras peticiones a aquellos a quienes las dirigimos.

Su inteligencia es tan previsora que, si juzgan no sernos conveniente lo que pedimos por redundar en perjuicio nuestro <ya sea porque pueda perturbar nuestros sentidos; ya porque, de efectuarse la aparición, pudiera sobrecogernos y ocasionar nuestra muerte u otro maligno efecto, del susto; ya, en fin, porque no fuéramos bastante discretos para reservarnos de referir la aparición maravillosa o celestial que habíamos presenciado, y al mencionar el suceso pudiera dar pábulo a que se nos conceptuara por locos, ignorantes o endemoniados (lo cual seguramente nos haría perder la estimación de muchas personas que formarían un concepto perjudicial y nos acarrearía sinnúmero de disgustos), ya por otras causas ocultas a nuestra percepción>, es el caso que a veces no se muestran propicios a secundarnos en nuestra empresa, dificultando así en absoluto el que veamos logrado nuestro intento.

Para conseguir que su influencia benéfica se muestre hacia nosotros de un modo positivo es muy conveniente, antes de hacer la invocación a los espíritus cuya aparición o ayuda solicitamos, dirigirnos a los gnomos en demanda de auxilio, recitando de todo corazón la siguiente oración:

 

A vosotros acudo,
¡oh, genios admirables e incomprensibles!;
con fe ciega y corazón humilde
me entrego a merced vuestra,
esperando que, así como dirigís
nuestros pasos y acciones desde el momento
 que aparecemos en este planeta
hasta aquel en que, terminada nuestra misión,
recogéis nuestro espíritu para acompañarle
por los mundos siderales
al lugar que el Supremo Creador nos tiene reservado
en sus inescrutables designios,
de igual modo me prestéis vuestra ayuda
trasmitiendo fielmente las peticiones
que quiero hacer a los espíritus celestes
(o infernales),
sin variar el concepto de mis palabras o intenciones.
 
Observar bien la pureza de mis sentimientos,
mi gran deseo y mi confianza, mi discreción y reserva; apreciad todas las cualidades que poseo
y no reparéis en aquellos defectos
que todavía no haya desechado,
no lo hagáis causa para no prestarme vuestra cooperación, trabajad constantemente en perfeccionarme
de toda impureza, hacerme digno
de los dones que la Divinidad concede a sus elegidos
y agradecer con toda mi alma,
y durante el tiempo de mi peregrinación por este planeta,
el favor que de vosotros reciba,
 
Amén.

 

Hecha esta invocación, que podemos llamar de preparación, se pasara a invocar a los espíritus con quienes se quiere tratar.


 


 
 
 
¡O Dios!
El que se muestre firme será en Ti
y por Ti salvado y nada prevalecerá contra él
 si tiene Tu gracia.
 
Toda su esperanza tiene puesta en Ti
porque Tú has de salvarle.
 
Pues es Él quien me ha librado
de los lazos de los hechiceros y de la palabra perniciosa;
 Él te cubrirá con sus hombros
y bajo sus alas verás la esperanza.

Su verdad te rodeará como un escudo,
y nada tendrás que temer de los espantos nocturnos
ni de las flechas que vuelan de día,
ni de las empresas del que se arrastra por las tinieblas,
ni de los ataques de los demonios diurnos ni nocturnos.
 
Mil caerán a tu derecha,
diez mil a tu izquierda
y ni uno solo se acercará a ti,
porque tu dijiste:
“Señor, Dios mío;
vos sois mi defensor y mi única esperanza”.
 
Es en el Altísimo en quien tú buscaste refugio;
el mal no podrá alcanzarte ni ninguna calamidad
penetrará en tu hogar.
 
Pues por ti ha ordenado a sus ángeles
que te guarden y protejan.
 
“Te llevarán en brazos temiendo
que tropiecen tus pies en una piedra;
 
pisarás el áspid y al basilisco,
y con el talón herirás al león y al dragón,
pues a todo el que espera en Mí le protegeré y le libraré, porque ha reconocido mi nombre.
 
Tan pronto como me llame le libertaré
y estaré con él en la aflicción,
le arrancaré de ella y le glorificaré.
 
Le daré larga existencia
y le enseñaré mi salvación”.
 
Amén. Amén. Amén.
 
 
 




Esta bendición fue revelada a Moisés en el desierto; fue la última bendición de Jesucristo a sus discípulos antes de subir al cielo; fue renovada por Jesucristo a San Francisco de Asís en el monte Albernia; a su vez el Santo la dio al hermano León para librarle de una tentación; pero la esparció plenamente en el capítulo de Arles, cuando apareció con los brazos en cruz, bendiciendo a los hermanos, y especialmente a San Antonio que le predicaba la cruz. Es de gran eficacia en ocasiones dolorosas cuando se la pronuncia con fervor:

 

 

Santísima Cruz,
- Agios,
- Ischyros ,
- Athánatos ,
- Jehovam ,
- Alfa y Omega,
- Tetragrámmaton:
 
que el Señor os bendiga y os guarde.
que os muestre su faz y tenga compasión de vosotros;
que vuelva hacia vosotros la cara y os dé la paz.
 
(Decid nombre, edad, domicilio),
 
que el Señor os bendiga y os conceda
 
(aquí precisad vuestra petición).
 
Así sea.
 


 


 
 
En imitación a los Israelitas que marcaron sus puertas con la Sangre del Cordero Pascual para escapar del golpe del Angel exterminador.


IMPRIMA Y COLOQUE ESTA ESTAMPA A LA ENTRADA DE SU CASA (oficina, habitación, negocio, etc), Y AUN EN OBJETOS QUE USTEDES DESEEN PRESERVAR DE PERDIDA O PELIGRO.


SUPLIQUEN A JESUS CRUCIFICADO, por la Poderosa Virtud de Su Cruz y Preciosa Sangre, para ALEJAR de usted todo daño temporal, pero por sobre todas las cosas, para mantener su alma LIBRE de pecado, para ser así encontrado digno un día, para cantar para siempre en el Cielo, la Alabanza de la Sangre por la cual fuimos redimidos.
 
ORACIÓN

Sello y protejo, con el Poder de la Sangre de Jesucristo
el Señor, esta casa con todo lo que es,
con todo lo que tiene.

Sello y protejo la puerta principal,
de tal manera que todos los que entren o salgan,
se experimenten profundamente protegidos,
por la Preciosísima Sangre de Jesucristo,
el Señor.

Sello y protejo: todas las paredes, el techo,
todos los rincones, cada una de las columnas
y a través de ellas.
Sello y protejo, los 4 puntos cardinales de esta casa.
Sello y protejo el suelo, el subsuelo, y debajo del subsuelo.

Sello y protejo, con el Poder de la Sangre de Jesucristo,
el Señor, todos los cimientos a partir de los cuales
 se levantó esta casa.
Sello y protejo, con el Poder de la Sangre de Jesucristo,
el Señor, todo el material con que se construyó:
ladrillos, cemento, varillas, y block.
 
Sello y protejo, con el Poder de la Sangre de Jesucristo,
el Señor, todas las instalaciones de luz,
tuberías de gas, agua, y toda la cañería.
Incluso, sello y protejo, con la Sangre de Jesucristo,
el Señor, la pintura con la que está revestida.
Sello y protejo todas las puertas de todos los cuartos,
al igual que todas las ventanas.

Sello todas las áreas de esta casa, los dormitorios;
sello la sala, la cocina, el comedor, los baños.
Sello y protejo, con el Poder de la Sangre de Jesucristo
el Señor, cada objeto contenido,
cada mueble, cama, adorno.

Todo, absolutamente todo lo contenido en esta casa.

Pido a Jesús, que toda ella sea bañada
con su Preciosísima Sangre,
de tal manera que nada ni nadie pueda
provocarnos ningún daño.

Sello y protejo todos los límites de esta casa,
de tal manera que nada, absolutamente de lo que la rodea, pueda provocarnos algún daño, ni a mí,
ni a los míos, ni a cualquiera de mis parientes,
amigos o visitantes.


Amén. Amén. Amén.
 
 
 
 


 
 
"TODOS LOS DEMONIOS UNIDOS SON IMPOTENTES CONTRA AQUELLOS QUE SE CUBREN CON LA DIVINA SANGRE..."

(Madre Catalina Aurelia, Fundadora de las Hermanas Adoradoras de la Preciosa Sangre).


Amarlos es proteger a nuestros hijos diariamente con la Sangre Preciosa de Cristo, colocarlos bajo Su cuidado, y confiárselos -o cónsagrárselos- diariamente en la Oración.

Esta Oración es Arma Poderosa por excelencia, rezada diariamente, al igual que el Santísimo Rosario. Ambos son insoportables latigazos para el demonio, que ronda como león rugiente, buscando a quié devorar (1 Pedro 5,8).



ORACIÓN:



En el Nombre de Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, sello y protejo, con el Poder de la Sangre, de Jesucristo el Señor, a:

(en este momento nombre a todos sus hijos),

sello su conciente, inconsciente, subconsciente;

ser físico, ser biológico, psicológico, material, y espiritual.

Los sello y los protejo, con el Poder de la Sangre Preciosa, de Jesucristo el Señor, de todo accidente, dentro y fuera de la escuela o trabajo, de cualquier atropello, al cruzar calles o avenidas; de alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, sexualidad, sensualidad, lujuria, obscenidad.

Los sello y los protejo, con el Poder de la Sangre de Jesucristo, el Señor, de sufrir algún secuestro, secuestro, o de la enfermedad de la Influenza; de sufrir algún robo, abuso de autoridad, por parte de cualquier maestro,

o abuso de cualquier compañero;

de riñas dentro y fuera de la escuela, o de su trabajo.


Los Sello y los protejo, con la Sangre de Jesucristo, el Señor, de pandillerismo, de algún mal golpe, de caerle mal a alguien, de venganza, de apatía, de indiferencia ante cualquier dolor ajeno, de indiferencia a la Eucaristía, de desprecio a la virginidad, desprecio al respeto a los adultos,
y a los propios padres.

Los Sello y los protejo con el Poder de la Sangre de Jesucristo, el Señor, de cualquier maldición, de parte de cualquier maestro, compañero, o jefe de trabajo, u otras personas. De abuso de autoridad, física y verbal, psicológica y mental. De cualquier persona que los quiera engañar, sonsacar o involucrar en cualquier problema
que no les corresponda.

. Los Sello y los protejo con el Poder de la Sangre de Jesucristo, el Señor, de cualquier desilusión, obsesión, depresión; enfermedad física y mental.


Señor Jesucristo ¡derrama tus Bendiciones sobre mis hijos! ¡Derrama tu Preciosa Sangre sobre su cerebro!, para que tengan buena retención en sus clases. Que tu Sangre Señor Jesucristo, fluya por sus venas, y Señor Jesús ¡escóndelos en el Corazón Inmaculado, de la Santísima Virgen María!

En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Sigamos Orando por nuestros hijos….

En el Nombre, y bajo la Autoridad de Jesucristo, el Señor,

ato todo principado, poder y fuerza espiritual del Mal, en las regiones de maldad, que están influenciando a:

(mencione los nombres de sus hijos…).

Esa influencia contra ellos, queda cancelada, por el Poder de la Sangre de Jesucristo, el Señor. Ato, y rompo, en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo, y con el Poder de su Preciosa Sangre, los espíritus de hechicería, ocultismo, satanismo, rechazo, suicidio, ira, odio, resentimiento, amargura, orgullo, miedo, decepción, incredulidad, esquizofrenia, sensualidad, sexualidad, lujuria, obsesión, adicción, manipulación mental, comportamiento compulsivo, falta de perdón, soberbia, drogas, alcoholismo.

Ato esos Poderes.

Declaro que están anulados por completo en la vida de mis hijos. La ceguera que el Enemigo ha puesto en mis hijos, debe irse, en el Nombre de Jesucristo el Señor. Mis hijos van a ver la Luz del Evangelio de Jesús, para que sean enseñados por El, y se multiplicará su paz.

Padre Celestial, Creador de todas las cosas, te doy las gracias por el regalo que nos has dado en nuestros hijos, te pido que mandes Ángeles que los guarden, y los protejan en todos sus caminos. Te pido que proveas para ellos amigos cristianos, que puedan ayudarlos con buenos consejos y buenas influencias. Dios, que maravilloso privilegio y responsabilidad es ser padre; ayúdanos a discernir cuando mis hijos necesitan de nuestras Oraciones y ayuda. Danos Sabiduría, para ser los padres que debemos ser, y ayúdanos a ser comprensivos con ellos.

Padre Santo, permite que nuestros hijos cumplan el Plan que tú has diseñado para sus vidas.

Que el Espíritu de Dios, Espíritu de Sabiduría, Espíritu de Inteligencia, Espíritu de Consejo y Poder, Espíritu de Conocimiento, y sobre todo, Espíritu de Temor de Dios, repose sobre ellos.

Nosotros depositamos en tus divinas manos, a nuestros hijos, y te agradecemos por amarlos más de lo que nosotros los amamos, y les darás un futuro de Esperanza.
 
Amén.
 
 

 


 
 
 
"Santísima Madre de Dios y madre nuestra,
desde vuestro Santuario de Caacupé
cubrid con vuestro manto protector
a vuestros devotos y a todo el Paraguay.


Interceded por nuestros padres y bienhechores,
por los desvalidos y todos los necesitados
de perdón y misericordia.

Proteged a nuestra Santa Madre la Iglesia
y alcazad luz a los magistrados para
que hagan justicia y haya paz entre los hombres.

Después de la gracia particular que os pedimos,
alcanzadnos también la gracia
mayor de preservar en nuestra Fe
y en vuestro Amor,
para así merecer la realización dela promesa que Nuestro Señor Jesucristo
nos hiciera cuando dijo:

"El que persevere hasta el fin se Salvará."

A Vos pues, Madre querida,
clamamos para que nos obtengáis tan singular favor.


Amén."


(Pídase la gracia particular).





Santísima Trinidad
¡Oh Divina Providencia!
Concédeme tu clemencia,
por tu infinita bondad,
arrodillado a tus plantas,
a Ti portento de toda caridad,
te pido por los míos casa, vestido y sustento
Concédenos la salud, llévanos por buen camino,
que sea siempre la virtud que guie nuestro destino.
Tú eres toda mi esperanza, eres el consuelo mío,
en Ti creo, en Ti confío.

Tu Divina Providencia se extienda a cada momento
para que nunca nos falte casa, vestido, sustento
y los Santos Sacramentos en el último momento.





San Cayetano es protector del pan y del trabajo.


¡Oh glorioso San Cayetano Padre de la Providencia!,

no permitas que en mi casa me falte la subsistencia
y de tu liberal mano una limosna te pido
en lo temporal y humano.

¡Oh glorioso San Cayetano!,
Providencia, Providencia, Providencia.

(Aquí se pide la gracia que se desea conseguir)

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.


Jaculatoria.

Glorioso San Cayetano, interceded por nosotros
ante la Divina Providencia.
 
¡Oh glorioso San Cayetano!

Aclamado por todas las Naciones,
Padre de Providencia, porque con portentosos milagros socorres a cuantos te invocan con fe en sus necesidades.

Te suplico me obtengas del Señor oportuno Socorro
en las angustias presentes y sea ello prueba
de la bienaventuranza eterna.

Amén.



COMPRA EL PODEROSO TALISMAN PIEDRA DE ARA PARA ATRAER DINERO Y AMOR A TU VIDA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers